sábado, enero 24, 2009

Lo sé....

Lo sé. Sé que me he perdido muchos acontecimientos de la blogosfera (ojalá sólo fuera de la blogosfera!), sé que mediáticamente (...jajajaja...) ya no soy punta (en el caso de que lo fuera, claro), sé que me he despistado del mundanal ruido, sé que he andado por otros caminos, pero no me avergúenzo de nada. A todo el mundo le va bien (aunque no se lo crea) un alto en el camino.

Ha empezado 2009 y yo no había escrito en el blog. Ha cambiado la crisis (ahora es peor, dicen) y yo no he, aún, aclamado clemencia a esos dioses que parece rigen el Universo. No sé cómo tengo valor de seguir aquí... Y es que a veces, lo que a la gente le preocupa, a ti no. Lo que a la gente le hace saltar de la silla, o correr como un endemoniado, a ti ni te hace fú ni fa. Sí, sí, eso pasa. Corres un tupido velo (sin metáforas, real) y te aislas de lo que está pasando y te dedicas a ver "Cocina con Arguiñano" o el canal "Fox" o el canal "Boomerang"... así de secillo y sin remordimientos.

Porque no siempre un lunes tiene esa connotación de "horribilis". A veces el lunes se presenta como el día que va tras el domingo, como un día más. ¿Parece imposible? No, es verdad. Recuerdo una canción de Rosana, esa cantautora canaria, que dice en una de sus canciones: "hoy no quiero cambiar el mundo" "hoy no me subo al mundo".

La vida se presenta caprichosa... tanto espeluznante como delicada, tanto grosera como saludable, pero sin rumbo ni destino, sin antecedentes ni manual de instrucciones. Y más o menos nos vamos demostrando (con aquéllo de "se hace camino al andar") que nos podemos salir con la nuestra. Pero cuando llegan las sorpresas hemos de variar aquel trazado que teníamos pensado, que queríamos seguir, que era nuestra mejor opción. Y no lo hacemos mal, en general, no se habla de casos especialmente abandonados por no estar conforme con lo que te ha tocado vivir... ¿no?

A mi me ha pasado also similar a lo que he explicado en líneas superiores. Me he evadido del mundo estando en mi domicilio; pero creo que ahora volveré a subirme a él, porque aunque se puede vivir tipo asceta, no me apetece. Seguiré más o menos, con lo que hacía y recuperaré una de mis actividades: ir pasando factura a aquéllo que me gusta o no me gusta a través de este blog. Porque yo también tengo opinión y me gusta participar. Las competiciones me han dado aquella chispa de sana superación que no abandono ni con agua caliente. Tampoco lo quiero...

Me gustaría dar por saludados los conocidos y no conocidos que deambulan por estos mundos cibernéticos a través de esta nueva etapa en mis vicisitudes por esta vida. Nunca se han apagado los ánimos, la sonrisa siempre está puesta. Adelante con brío! Y que tiemblen los que se interpongan en mi camino!!! ...jajaja... parecen gritos de cosacos, verdad?... Si así es, brindemos con aguamiel o un chupito de whisky peach!!!!

Salud!!!!

3 comentarios:

Viêrn dijo...

Bieeeeeeeeeeeeeeeennnnn!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

xin-xin!

Salva Piqueras dijo...

Digo yo que ya te toca volver, no?